5 consejos antes de cambiar de gestoría

5 consejos antes de cambiar de gestoría

La mayoría de las autónomos y pequeñas empresas deben recurrir a un gestor por no disponer de presupuesto para contratar a tiempo completo a una sola persona para que se encargue de las labores administrativas y fiscales. 

Externalizar este tipo de servicios resulta barato y eficiente pero también puede resultar complicado a la hora de cambiar de gestoría si no se siguen una serie de reglas básicas en las relaciones Pyme-Gestor.

Para que estas relaciones fluyan correctamente es conveniente seguir una serie de consejos que te ayudarán a la hora de comunicarte y tramitar tu documentación con la gestoría:

Ser transparente genera confianza

Resulta conveniente no ocultar ninguna información a tu gestor. Él debe conocer todas las variables para tomar las decisiones oportunas, formáis un equipo. Si contratas a alguien para que te ayude con cuestiones técnicas y no puedes confiar en él, es mejor plantearte cambiar de gestoría.

Intenta mantener tu documentación ordenada

Es verdad que tu gestor puede ordenar todo lo que le envías y categorizarlo, pero… ¿no será mejor que ahorres trabajo a todo el mundo?

Además todos somos humanos y tal vez, en algún momento, necesite un documento que ya le enviaste pero ha traspapelado, si no tienes tu material ordenado ¿cómo vas a encontrarlo?

Actualmente la tecnología juega a nuestro favor, ya no solo a la hora de mandar documentación por correo electrónico, lo que facilita el envío de documentos, si no la posibilidad de compartir un espacio en la nube donde puedas dejar los archivos pdf de tus facturas, contratos y demás, para que tu  gestor pueda acceder rápidamente a ellos de una manera sincronizada y actualizada en todo momento.

Externalizar la labor técnica requiere que te ocupes de mantener ordenada la documentación, ya que no tienes a alguien en la oficina que se ocupe de esta tarea.

Si no acabas de estar contento, puedes cambiar de gestoría

Como te comentaba en el primer consejo, debes poder confiar en tu gestor lo suficiente como para poder contarle todo lo que sea necesario, de no hacerlo, puede repercutir y traerte sorpresas desagradables que es mejor evitar.

Si no es así, busca a otra persona o plantéate cambiar de gestoría a una que sí te de la suficiente confianza. Además, si se dan situaciones en las que tú no te sientes a gusto con él o no consideras que realice su labor correctamente, estas subcontratando una tarea, por lo tanto puedes cambiar de gestoría cuando lo veas conveniente, estas en todo tu derecho de elegir con quien quieres trabajar.

Entiende que no eres su único cliente

Si te hace esperar un poco no te desesperes. Todos pretendemos que nos atiendan al momento de realizar nuestra petición. Pero debes entender que no eres el único cliente de tu gestoría (solo con lo que tú le facturas no podría vivir) así que si tarda un poco en contestar es mejor que des un tiempo prudencial.

Llámale por teléfono, si es una cuestión urgente y envíale un e-mail si es algo que puede esperar. Otra cuestión sería que no conteste a tus llamadas o tus e-mails, o tarde días en hacerlo.

Sois un equipo

Si cada vez que tienes que llamar a tu gestor sientes miedo o no sabes que decirle, tal vez, no sea la persona adecuada. Si sientes frustración cada vez que te comenta que debes abonar el IVA y piensas que te hace pagar más de lo que deberías, debes cambiar de actitud.

Tu gestor no es tu enemigo y, si has acertado en tu elección, logrará que minimices tus gastos fiscales y administrativos. Ser autónomo, emprendedor o llevar el peso de una pyme es muy duro, a veces uno se cansa de pagar facturas, pero el gestor no tiene la culpa de ello.                            

3.7/5 - (7 votos)