5 Sencillos hábitos para Teletrabajar mejor qué en la oficina

5 sencillos habitos para teletrabajar mejor que en la oficina

Ahora más que nunca es momento para cambiar la mentalidad al teletrabajar desde casa, bien por un tiempo determinado o de forma permanente.

La solución de trabajar en remoto que se implementó a muchos trabajadores cada vez está cogiendo más fuerza y es algo a valorar a largo plazo por las empresas y los trabajadores que no quieren volver a la oficina.

Cada vez es mucho más factible y se vislumbra que a corto plazo, se va a seguir trabajando desde casa.

Para un gran número de empresas esto podría convertirse en una forma de dar a elegir a los empleados cuántos días prefieren ir a trabajar a la oficina y el resto hacerlo desde el ordenador en su domicilio.

Grandes compañías como Twitter, Spotify o Microsoft tienen grandes planes para lograr implementar el teletrabajo a largo plazo más allá de este año.

Por eso, es más que necesario, conocer y mejorar algunos de los hábitos que tienes cuando teletrabajas desde casa, para en cualquier caso, ser mucho más productivo.

Descubre estos consejos que fácilmente vas a poder hacer que formen parte de tu día a día.

En la medida de lo posible haz una rutina diaria

Tener una rutina todos los días activa positivamente la productividad, lo vas a notar sobre todo en tu salud física y mental, aparte que es un hábito completamente saludable para salir de la monotonía de unos cascos y un ordenador portátil.

Hacer de forma constante una rutina todos los días puede ayudarte a mejorar tu rendimiento en el teletrabajo y mejorar considerablemente tu motivación en los momentos de bajón.

Hay muchísimas pequeñas cosas que puedes añadir a tu rutina, pequeñas tareas para estructurar tu día y mantener un mínimo de disciplina mientras trabajas desde casa.

Uno de los momentos que más cuesta suelen ser las mañanas.
Aquí es donde tu cerebro aún esta medio dormido, por eso es necesario espabilarse con una buena ducha, un desayuno que te aporte la energía suficiente para comenzar en tu puesto de trabajo.

Una parte importante, aunque parezca una tontería, de autoimponernos una rutina diaria y llegar a conseguir realizar hábitos de calidad, es precisamente que tu cerebro deje de estar en piloto automático para poder tomar decisiones de una manera más acertada.

Piensa que más del cuarenta por ciento de todas las acciones que haces cada día están basadas en los hábitos que ya tienes.

Tu propio despacho en casa

Trabajar desde casa puede llegar a ser algo confuso y difícil separar la vida cotidiana y familiar de la laboral. Es posible que hasta no notes la diferencia después de un tiempo. Por lo tanto, es útil crear un espacio bien diferenciado para teletrabajar, tu propio despacho en casa.

Una vez tengas bien organizado tu espacio laboral, asegúrate de tener todo lo que necesitas para teletrabajar, como una mesa para teletrabajar lo suficientemente grande para instalar el ordenador, la impresora y las herramientas que necesitas.

Una opción a valorar son los escritorios para trabajar de pie. Este tipo de escritorios reducen bastante el dolor de cuello y espalda, y sobre todo, el riesgo de enfermedades más graves.

Separar la vida laboral de la familiar es algo más que una simple separación física, también te ayuda a crear una pequeña barrera mental en las horas de mayor estrés. Al evitar las pequeñas distracciones, uno se siente más cómodo y más propicio a seguir la rutina diaria.

Todos los descansos que necesites

Cuando trabajas y vives en el mismo sitio, seguramente no salgas a la calle durante largos periodos de tiempo, me imagino que pasas muchas horas sentado en la silla sin moverte.

Por eso, hacer ejercicio casi todos los días y tener tus pequeños descansos te ayudará a reducir parte del estrés acumulado, aumentar tu concentración, la productividad, la toma de decisiones y la creatividad.

Necesitas movimiento a lo largo del día. Si es necesario configura alarmas en el móvil, date una vuelta a la manzana, el caso es estirarse y salir a tomar el aire para renovarse un poco.

Hay muchas formas en las que puedes tomarte un descanso del trabajo y mejorar tu salud física y mental.

Actúa como si fueras a la oficina

Cambiar la forma de pensar en cuánto al teletrabajo es la parte más importante para que no se te haga cuesta arriba. La parte anímica puede verse afectada tras largas jornadas de reuniones virtuales, llamadas a todas horas… y todo esto en tu casa, lejos de la oficina.

Hay tres partes importantes que hay que tener muy en cuenta respecto a esto:

  • Cómo prevenir el aislamiento social.
  • Cómo separar tu espacio de trabajo del resto de tu casa.
  • Vestirse adecuadamente para teletrabajar es importante.

Para evitar aislarte, puedes obligarte a salir a menudo, quedar para comer o un café de vez en cuando con amigos y compañeros de trabajo.

Deja de trabajar en el sofá, encuentra tu propio espacio de trabajo en casa, por pequeño que sea, sentir que estás en la oficina no es tarea fácil, pero te ayudará a la hora de teletrabajar.

Para ayudarte a no perder el foco, es importante que te vistas como si fueras a trabajar a la oficina y hagas todas las comidas siempre a la misma hora.

Gestión del tiempo

La gestión del tiempo puede llegar a ser toda una aventura cuando trabajas desde casa, por las innumerables distracciones que tienes alrededor.

Leer noticias, ver las redes sociales y hablar con los compañeros de temas no relacionados con el trabajo. ¿Te suenan?

Está bien algo de tiempo para ti durante las horas de trabajo, pero aprender a gestionar este tipo de hábitos te ayuda a planificar todo de una manera mucho más efectiva, sin dejar para luego lo realmente importante.

 Conclusiones

Ahora es un momento en el que no puedes permitirte conformarte, siempre puedes mejorar tu espacio de trabajo para que sea mucho más cómodo.

Recuerda establecer tu rutina, vestirte como si fueses a la oficina, date el capricho de un descanso bien merecido y gestiona el tiempo de la mejor manera posible.

3.2/5 - (4 votos)