Cómo ser emprendedor hoy y ganar dinero desde cero

emprendedores productivos

Pensar cómo ser emprendedor es el sueño de muchas personas que actualmente trabajan por cuenta ajena, jóvenes con las ganas suficientes de poner todo el empeño necesario hasta conseguir su propio negocio para cambiar su vida laboral.

Muchos de ellos arriesgan y dejan su trabajo actual para comenzar a ganar dinero desde cero, la idea de trabajar menos y ganar más aquí no vale. Ser verdaderos empresarios es otra cosa y requiere tiempo, esfuerzo y dedicación.

Si alguna vez se te ha pasado por la cabeza cambiar tu vida y convertirte en emprendedor, esta guía puede ayudarte a comenzar con buen pie para no saltar al vacío sin conocer antes una serie de factores a tener en cuenta.

¿Estás realmente convencido de querer ser emprendedor?

Convertirse en empresario es algo que siempre, o casi siempre, es algo de lo que se suele hablar hoy día. Pero, ser emprendedor y ganar dinero desde cero es mucho más complicado de lo que parece a simple vista, vas a necesitar una serie de habilidades, recursos como el dinero y una energía sobre humana para poder lograrlo.

Empresarios y autónomos, la diferencia

En primer lugar, hay varias formas de convertirse en emprendedor. Puedes tomar el camino del freelance o abrir un negocio local, como una pequeña empresa o una startup de algún tipo de producto en concreto.

El freelance a menudo trabaja solo de forma remota y bien remunerado. Puede organizar su trabajo como mejor le convenga, con unos horarios flexibles compaginando su vida privada. Además, este tipo de profesionales independientes pueden centrarse exclusivamente a lo que mejor saben hacer.

Empresario de éxito, lo necesario

Un emprendedor seguramente tendrá que gestionar empleados, y esto no siempre es una tarea sencilla, especialmente si antes no ha tenido relación alguna con gestión de equipo y personas al cargo.

Él es el jefe de sí mismo, eso es cierto, pero en cuanto a los horarios, difícilmente tendrá opciones de poder elegir el que más le convenga. Un negocio obliga a tener horas extras casi todos los días, incluso trabajar los fines de semana si es necesario.

Con el tiempo y siempre que los beneficios lo permita, podrá delegar parte del trabajo, pero una empresa recién creada, obliga a estar y dar todo lo necesario para que llegue a buen puerto. Emprendedor significa ser multitarea, líder y pionero indiscutible de la idea de negocio que será la semilla de la empresa.

Emprender significa correr riesgos. Nadie abre un negocio local seguro de que vaya a funcionar. Siempre está la incertidumbre de no saber a ciencia cierta si va a salir algo positivo después de tanto esfuerzo. Hay que tomarlo como una inversión a largo plazo, como si de la bolsa se tratase, debes estar dispuesto a correr ciertos riesgos, incluido todo el capital con el que se inicia el negocio.

Dicho esto, a ninguno de los principales dirigentes de grandes empresas les gustaría volver a su primer puesto de trabajo, o cambiarse por uno de sus empleados. La pregunta es ¿tienes lo necesario para ser tu propio jefe?

Algunas de las características que hay que tener para ser un buen emprendedor son, liderazgo, resilencia, coraje, intuición y pasión ante todo.

Cómo ser emprendedor con 7 sencillos pasos

Si todavía estas interesado en quemar las naves y arriesgar por esa idea de negocio que tienes en mente, te invito a que sigas leyendo.

Encuentra tu idea de negocio

¿Cómo puedes saber si el proyecto que tienes entre manos realmente va a prosperar?

Nadie puede responderte a esa pregunta, pero por lo general hay tres puntos comunes para encontrar la idea de negocio que puede ayudarte a crecer como emprendedor.

El primer punto es hacer lo que mejor sabes hacer. Si te han despedido o simplemente quieres cambiar tu vida, piensa en el trabajo que has realizado hasta ahora y como podrías utilizar esas habilidades que ya conoces, este aprendizaje adquirido es un recurso que no puedes pasar por alto.

Por otro lado, y como segunda opción, puedes hacer lo que otros ya están haciendo. ¿Dentro de una empresa que es lo que más te llama la atención y que podrías llegar a replicar? Haz un examen exhaustivo de sus productos, o de la forma que ofrecen sus servicios. A todo esto, añádele tu personalidad, ese valor diferencial para destacar y distinguirte del resto.

El tercer y último punto es el siempre socorrido “encontrar solución a un problema en concreto” puede ser algo muy generalista o algo muy concreto. Piensa pacientemente que puedes solucionar y arréglalo, de esta forma vas hacer grandes negocios. Esta quizás es la forma más arriesgada, pero a la larga merecerá la pena, si no fíjate en las startups que hacen investigaciones en profundidad para mejorar la vida de las personas, y en otros casos creando nuevas necesidades.

Elige en qué empresario convertirte

Elegir algo importante siempre es complicado, y mucho menos decidir qué negocio montar desde cero. Si eres una persona creativa, seguramente ya tendrás un montón de ideas rondándote la cabeza. La pregunta es… ¿cuál de esas ideas merece la pena llevarla adelante?

La forma correcta de elegir una idea de negocio es estar atento a las necesidades del mercado actual. Piensa en quien eres, cuál es tu personalidad, tu edad, tus gastos. Luego investiga y estudia minuciosamente las tendencias y necesidades que puedas cubrir.

Un buen criterio para elegir una idea de negocio ganadora comienza preguntándose ¿Cuánto valor tiene mi idea de negocio a ese sector? Si la respuesta es confusa o no tienes claro que puedas mejorar algo que ya existe… entonces no vale la pena lanzarse y arriesgarse.

Prepárate para el futuro

El mundo cambia constantemente. El progreso y los acontecimientos inciden directamente en el estilo de vida de las personas, sus relaciones sociales y los hábitos de consumo.

Un emprendedor que comienza desde cero no puede pasar por alto todo esto. Si en el pasado el alquiler de películas de video fue un negocio rentable, hoy la gente prefiere las plataformas streaming. Las empresas de alquiler de coches están de capa caída, mientras que compañías como Uber tienen todo el futuro por delante.

Proyecta tu idea de negocio hacia el futuro, ¿es una idea de negocio sostenible en el tiempo?

Observa muy de cerca la competencia y hazlo mejor

Lo más seguro que alguien más en el mundo ya haya pensado algo que se parece a tu negocio, y eso no es algo necesariamente negativo. Observar a tus competidores de nicho de mercado puede ayudarte a valorar tu idea de negocio.

Diseña tu objetivo

Comprender la edad, los ingresos y todo tipo de detalles de tu público objetivo es el primer paso hacia el camino para convertirte en un emprendedor. Todas las estratégicas de marketing que vayas a realizar dependen de conocer al dedillo a tu audiencia, desde el diseño, el precio y el canal de ventas que vayas a utilizar.

Crea tu plan de negocios

Es la hora de la tormenta de ideas para tener un buen punto de donde partir. Preparar un plan de negocios para tener una mayor claridad de lo que realmente quieres hacer.

Establece tus objetivos, investiga minuciosamente tus estrategias, fortalezas y debilidades para mejorarlas. En una primera fase del plan de negocios puede ser un simple borrador, que más adelante se va a convertir en tu herramienta principal a la que acudir cada vez que quieras escalar tu negocio.

Tu red de contactos

Si quieres convertirte en emprendedor, tener una red de contactos es uno de los recursos más importantes que no te pueden faltar. Relacionarse con otros profesionales es una forma de intercambiar conocimientos, ideas y en definitiva, crecer juntos.

Emprendedores productivos

Una de las claves del trabajo diario de los emprendedores productivos, es el hecho de manejar a la perfección los bloques de tiempo.

Con solo escucharlo parece algo sencillo, y para algunos, hasta obvio, pero en realidad no lo es. No lo es porque para lograrlo hay que conocer la forma y las herramientas metodológicas y organizativas que son realmente efectivas para ello.

En nuestra actividad autónoma y emprendedora puede tener varios enfoques, pero uno de los más destacados es el hecho de que el nivel de rendimiento sea tal, que tengamos que emplear menos tiempo para obtener mayores beneficios.

Para lograr este difícil objetivo, la correcta administración de nuestro tiempo, muchas veces escaso, es primordial para alcanzarlo. Las estadísticas revelan que una persona productiva gana 10 veces más que una que no lo es.

Aprovechar el tiempo

Partamos de que el tiempo es el mismo para todos, para los que han conseguido el éxito laboral, y con él, las ganancias y el dinero, y para los que reman duramente sin conseguir demasiados resultados, pero con el mismo tiempo.

¿Dónde estará la clave de que para los primeros el tiempo termina siendo verdaderamente oro, y para los segundos, está muy lejos de serlo?

Aunque dicha pregunta parezca muy compleja de responder, la diferencia estriba en la productividad que los primeros consiguen con las 24 horas del día, a diferencia de los segundos. Los que conforman el primer grupo cuentan con una administración del tiempo mucho más efectiva que los del segundo grupo.

En el caso de los autónomos, más que en ningún otro caso, nuestros resultados siempre serán los responsables de nuestros ingresos, es decir, ganaremos en la medida en la que produzcamos.

Enfocarse en una sola tarea

El perfil del emprendedor es de una persona creativa, llena de proyectos, ideas y sueños, pero muchas veces, mientras intentamos concretarlos, llevarlos a cabo, terminamos atrapados por otras actividades y distracciones que creemos beneficiosas, pero que sólo son una fuente de pérdida de tiempo.

Numerosas investigaciones y estudios acerca de esta cuestión han concluido que el problema no es la falta de tiempo, sino el uso que hacemos de él.

Es bastante común que un buen porcentaje de autónomos caiga en una espiral de ansiedad y estrés, por el simple hecho de que se sienten obligados a que el proyecto que decidieron poner en funcionamiento, debe funcionar en la menor cantidad de tiempo posible. Este proyecto implica innumerables tareas para que esté en pleno funcionamiento, y a veces, el emprendedor siente que llega tarde a terminar la mayoría de ellas.

Pero no desesperéis; lograr una mayor productividad mediante una mejor administración del tiempo, es una actividad que se puede aprender.

Tener prioridades

En primer lugar tenemos que implementar un método de dar prioridad a nuestras actividades diarias. Lo esencial será que sepamos diferenciar lo urgente de lo importante. La fórmula conocida como “uno a la vez” es el método perfecto para aumentan considerablemente nuestra productividad.

En segundo lugar, es fundamental que sepamos identificar y omitir los factores distractivos que atentan contra nuestro tiempo. Entre éstos podemos nombrar un uso excesivo de las redes sociales, quizá respondiendo mensajes que son divertidos, pero que nos distraen; perder el tiempo leyendo correos electrónicos atractivos, pero que nos desvían de las tareas programadas, o tener una conversación telefónica mucho más larga de lo necesario, entre otros factores.

Estos dos factores son la base de la planificación que necesitaremos diagramar día tras día. A partir de ellos, el resto de las actividades destinadas a ahorrar tiempo, serán mucho más sencillas de implementar.

Las características de nuestra actividad o negocio como autónomo es la que determinará nuestras prioridades.

Si somos emprendedores en una determinada área, se supone que dominamos dicha actividad lo suficientemente bien como para saber cuáles, de todas las obligaciones que tenemos en la agenda, nos permitirá dar un paso mayor en el rendimiento general, y cuáles nos aportarán un pequeño avance.

Es a  partir de este esquema mental que debemos establecer nuestra agenda diaria, y en pocos días notaremos un importante aumento de la productividad que se traducirá en incremento de nuestras ganancias, y a la vez, reducción del caos.

Lecturas interesantes para emprendedores

En el caso de que seas uno de los muchos emprendedores que recientemente has empezado tu carrera como tal y te encuentras un poco desorientado o si llevas un tiempo pero crees que está estancado y necesitas darle un giro a tu actividad para que siga creciendo, es interesante que conozcas que existen una serie de publicaciones que te ayudarán a consolidarte y a desarrollarte como emprendedor.

En concreto, aunque el mercado es amplísimo, queremos resaltar algunos de los libros que, sin duda alguna, te servirán de gran utilidad para ser un autónomo fuerte y de éxito.

El Libro Negro del Emprendedor

Fernando Trías de Bes es el autor de este trabajo que nos acerca a una amplia serie de valores y de pilares necesarios para que no fracasemos en nuestra aventura en el emprendimiento. Así, analiza cuestiones tales como la importancia de la diversificación, las cualidades necesarias para todo emprendedor o la de hacerse visible en sectores con futuro.

La semana laboral de 4 horas

Trabajar menos y vivir mucho mejor podemos decir que es el leit-motiv de esta publicación en la que su autor, Timothy Ferris, nos enseña ideas y acciones necesarias para evitar ser un autónomo esclavizado por el trabajo.

Vender más en Internet

Ester Pallarés y David Boronat fueron los que en el año 2009 lanzaron al mercado literario este libro que va dirigido fundamentalmente a todos aquellos autónomos que pretenden trabajar en el ámbito de Internet o bien que pretenden hacerse muy visibles en el mismo, y todo ello funcionando a través de una propia página web.

5/5 - (1 voto)