Escritorio sin patas. La nueva tendencia en decoración de oficinas

Con su diseño minimalista y sofisticado, el escritorio sin patas está revolucionando la forma en que las personas ven y utilizan su espacio de trabajo. Permite ahorrar espacio y crear una sensación de amplitud y luminosidad en cualquier entorno laboral, incluso es una muy buena opción si trabajas desde casa.

Sin embargo, con tantas opciones disponibles en el mercado, elegir el escritorio adecuado puede ser bastante desalentador. Por eso, es importante conocer los diferentes tipos de escritorios sin patas disponibles, así como las principales características que debes considerar al elegir el ideal para tu espacio de trabajo.

Escritorio sin patas ¿Qué tipos hay?

El escritorio es parte fundamental si trabajas en una oficina, al fin y al cabo, es donde sueles pasar la mayor parte del día entre semana. Por lo tanto, no se puede elegir a la ligera, y menos aún si estás pensando en innovar con este tipo de escritorios tan poco convencionales.

Hay diferentes tipos de escritorios sin pies disponibles en el mercado, desde los más sencillos hasta modelos más elaborados. La buena noticia es que prácticamente todos ofrecen la misma ventaja: ocupan menos espacio.

Un escritorio adaptado a tu forma de trabajar mejorará tu productividad y te sentirás más cómodo trabajando. Elegir el escritorio sin patas adecuado es una inversión a corto plazo, veamos qué tipos hay:

Escritorios plegables

Los escritorios plegables son un tipo de escritorio de oficina que pueden plegarse completamente para ahorrar espacio cuando no se utilizan.

Estos escritorios son ideales para espacios pequeños de trabajo, como una oficina en casa, donde cada centímetro de espacio cuenta. Los escritorios sin patas plegables son fáciles de guardar contra la pared.

Escritorio de pared abatible

Similar al anterior, pero en este caso el escritorio se abate hacia abajo. Es una solución compacta y versátil para entornos de trabajo con varios trabajadores dentro de una misma sala.

El hecho de que el escritorio de oficina pueda abatirse significa que no ocupa demasiado espacio, ideal cuando se necesita trabajar ocasionalmente en una estación de trabajo lista para utilizar en cualquier momento.

Muchos escritorios sin patas abatibles cuentan con diferentes posiciones de inclinación y altura, una característica muy útil para poder utilizarlo varias personas, aunque no es tan versátil como el standing desk.

Escritorio de pared flotante

Este tipo de escritorio cuelga de la pared sin llegar a tocar el suelo. En la práctica, la oficina parece mucho más ordenada al liberar el espacio que ocuparía un escritorio tradicional.

Los escritorios flotantes son perfectos para oficinas donde la falta de espacio supone un problema, sobre todo si tenemos en cuenta que están especialmente diseñados para trabajar con ordenadores portátiles.

Escritorio de pared con estantes

Como su nombre indica, estos escritorios incluyen espacio de almacenamiento para aprovechar aún más cada rincón la oficina. Un escritorio de pared con estantes incorporados combina la funcionalidad de un escritorio, con la ventaja que ofrecen los estantes de almacenamiento a modo estantería.

Aunque podemos encontrar diferentes modelos en el mercado, destacan sobre todo los que incorporan baldas en la parte superior o en los laterales, ideal para tener todo el material de oficina ordenado, organizado y siempre a mano.

Escritorio de pared en ángulo

Este tipo de escritorio se instala con la particularidad de que queda en un ángulo hacia la pared. Gracias a su ingenioso diseño, los cables y los enchufes son de muy fácil acceso, pudiendo incluso organizarlos mucho más eficazmente dentro de un espacio de trabajo moderno.

Esto le da a la habitación (o a la oficina) un aire mucho más sofisticado y aprovecha al máximo el espacio disponible, especialmente en esquinas o en zonas donde se requiere una mayor superficie de trabajo.

La importancia de elegir el escritorio adecuado para la oficina

Ya hemos visto los diferentes escritorios sin patas que podemos encontrar actualmente en el mercado. Si sueles trabajar con el portátil, el móvil, la agenda y poco más, la mejor opción posiblemente sea la de un escritorio plegable. Pero ten en cuenta que no ofrece la misma comodidad que un escritorio grande.

Para trabajar en casa, puedes optar por un escritorio sin patas plegable, sobre todo si tienes una habitación o un pequeño salón. Recuerda que el tamaño es importante, sobre todo, fíjate bien en el peso que puede llegar a soportar un escritorio sin patas, ya que al tener que ir fijado a la pared, deberá tener la forma adecuada e instalarse firmemente con sus respectivos soportes.

Aunque podemos encontrar algún escritorio sin patas de metal, la opción más versátil y que nunca falla es la madera. Es resistente, duradera y en cuanto a estilo, encaja a la perfección sea cual sea el estilo de tu oficina.

Con un poco de planificación puedes conseguir una oficina moderna, práctica y funcional sin invertir demasiado dinero en ella, espero que puedes elegir el escritorio sin patas que mejor se adapte a tus necesidades.

Escritorio sin patas
4.3/5 - (votos 1662)