Etiquetadoras

Etiquetadoras para imprimir todo lo que necesites, textos, códigos de barras y códigos QR

Etiquetadoras

Las etiquetadoras se utilizan para imprimir la información necesaria en una etiqueta adhesiva, (características, ingredientes, precios, etc.) en cualquier objeto, ya sea un producto alimenticio, un bien de consumo, un paquete para enviar, un documento o cualquier otra cosa que desees.

Los diferentes tipos de etiquetadoras

Las etiquetadoras se pueden distinguir unas de otras en función del uso que se le vaya a dar.

Así, existen etiquetadoras de oficina, etiquetadoras comerciales e industriales, así como etiquetadoras portátiles. Veamos todo esto en detalle.

Etiquetadoras de oficina

Las etiquetadoras de escritorio son bastante económicas, ya que generalmente están diseñadas y destinadas a un uso ligero a medio y admiten rollos de etiquetas de 100 mm de ancho.

Se utilizan principalmente en entornos comerciales y de atención médica de volumen medio. Proporcionan velocidades de impresión rápidas con una variedad de funciones adicionales útiles.

Las impresoras de oficina generalmente se recomiendan para imprimir etiquetas de alta resolución, imprimir recibos, etiquetado rápido y etiquetas para productos que se venden al por menor.

Etiquetadoras comerciales

Las etiquetadoras comerciales están diseñadas para fines profesionales, al contrario que las etiquetadoras de escritorio, y se pueden utilizar rollos de etiquetas de hasta unos 20 cm de ancho.

Este tipo de etiquetadora se utiliza principalmente en TPE y TPI en los sectores de fabricación, envasado, retail y logística.

También son una excelente opción para tiendas pequeñas de todo tipo.

Etiquetadoras industriales

Por su título, es bastante obvio que este tipo de etiquetadora se utiliza en sectores con un alto volumen de gestión de productos, gestión de inventarios y todo lo relacionado con la logística a gran escala.

Las etiquetadoras industriales están especialmente diseñadas para utilizarlas por ejemplo en fábricas, donde se necesita una continua impresión de etiquetas.

Etiquetadoras portátiles

Como sugiere su nombre, estas etiquetadoras se pueden transportar fácilmente sin ninguna dificultad.

Una etiquetadora portátil varía en función de su utilización, lo que significa que se puede utilizar tanto en oficinas como en fábricas.

También hay etiquetadoras portátiles para uso personal en el hogar o en centros educativos.

Estos son modelos que muestran una resolución bastante aceptable, pero no están diseñados para un uso excesivo y continuado.

Cómo usar una rotuladora

Las etiquetadoras funcionan como impresoras normales, pero también pueden ser de bolsillo, que imprimen etiquetas que pueden diseñarse y personalizarse en el ordenador, o desde el propio dispositivo.

etiquetadoras

De esta forma se pueden pegar directamente con precisión y rapidez sobre el producto.

Obviamente, estos dispositivos se utilizan ampliamente en sectores comerciales (piensa en los productos que se venden en los supermercados), pero también en oficinas, aquí se pueden encontrar etiquetadoras de escritorio pequeñas, manuales o incluso de tamaños superiores.

Para utilizar las etiquetas, sobre todo antes de diseñarlas, es aconsejable hacerlo desde un ordenador para tener los ajustes preparados y listos para utilizarlos. En la gran mayoría de los modelos portátiles, la configuración se puede seleccionar directamente desde el teclado de la rotuladora.

Esta función es realmente útil si lo que necesitas son varias impresiones de etiquetas de forma continuada para catalogar o archivar productos con precisión, por ejemplo documentos importantes o el etiquetado de sobres.

Del mismo modo, una máquina para etiquetas también puede encontrar un uso útil en el entorno doméstico, en particular en frascos que contienen galletas, mermeladas u otras recetas artesanales para indicar los ingredientes utilizados, fechas de caducidad, etc., o en bolsas de alimentos congelados para encontrarlos inmediatamente sin esfuerzo y de un solo vistazo.

Rotuladoras de bolsillo

La etiquetadora de bolsillo se puede utilizar con total autonomía. De hecho, no es necesario conectarla al PC de forma independiente porque está equipada con un mini teclado y una pequeña pantalla mediante la cual puedes escribir el texto que quieras poner en la etiqueta, en general, dado el pequeño tamaño de la etiqueta.

Más o menos igual al de una cinta adhesiva normal (máximo 2 cm), en un máximo de una o dos líneas.

Las etiquetadoras más modernas de este tipo cuentan con una pantalla táctil, como la de los smartphones, que resulta muy cómoda y rápida para preparar el texto a imprimir en la etiqueta.

También te permiten personalizar la etiqueta, como el estilo de fuente (cursiva, subrayado, tamaño, etc.). El aparato funciona con pilas.

En cambio, las impresoras de oficina que se utilizarán de forma continua deben estar conectadas a un ordenador, como sucede con las impresoras tradicionales. Esto se debe a que no tienen teclado y muchas veces ni una pequeña pantalla.

Estas etiquetadoras están generalmente equipadas con rollos de etiquetas adhesivas previamente cortadas de diferentes longitudes y se utilizan principalmente para utilizarlas en envíos o catálogos de productos.

Además, para utilizarlas correctamente, estas etiquetadoras suelen tener un software especialmente diseñado para crear y diseñar las etiquetas que necesitas.

Las etiquetas empaquetadas con estas máquinas son mucho más grandes que las hechas con etiquetadoras manuales. De hecho, pueden tener hasta más de 6 cm de ancho. Sin embargo, el texto puede enriquecerse con dibujos, imágenes o todo tipo de gráficos.

Cómo funcionan las etiquetadoras

Todas las rotuladoras, tanto portátiles como de mesa, no utilizan cartuchos ni tintas para imprimir, de hecho, esto ocurre por «transferencia térmica», lo que significa que para realizar la impresión de la etiqueta, los rollos de las etiquetas son sensibles al calor.

Las etiquetadoras también están equipadas con un “cortador”, que puede ser automático o manual, y que permite crear etiquetas del tamaño deseado.

¿Cuánto puede costar una rotuladora?

Si pretendes comprar una etiquetadora portátil tienes que tener en cuenta un gasto que puede oscilar entre los 30 euros para los modelos más baratos y más adecuados para un entorno doméstico, hasta unos 80 euros si necesitas un modelo más profesional.

Luego están los productos más caros, en torno a los 120 euros, que obviamente devuelven un resultado de alto rendimiento tanto desde el punto de vista gráfico como desde el punto de vista de la calidad de impresión.

La etiquetadora de sobremesa cuesta más: puedes gastar de 80 a 350-400 euros, y si necesitas la máquina para hacer etiquetas en grandes volúmenes de productos, una buena etiquetadora te puede costar más de 2.000 euros.

En cuanto a los rollos de papel en los que se imprimen las etiquetas, la cifra ronda los 5 euros para las etiquetadoras de bolsillo, unos 30 euros para las de mesa.

Las características de una buena rotuladora

Al comprar una rotuladora de sobremesa de mano y fija, hay algunos elementos básicos que debes tener en cuenta.

Primero comprueba la resolución. Las etiquetadoras de alta gama, en particular las de sobremesa, pueden tener excelentes resoluciones, 300X600 ppp, mientras que una máquina de bolsillo de rango económico no supera los 180X180 ppp, también porque como las etiquetas producidas son más pequeñas, la resolución más baja no se nota mucho.

Otro factor importante es la velocidad de impresión de la etiqueta, es decir, el número de impresiones que la etiquetadora puede hacer por minuto. Obviamente, la velocidad también depende del tipo de diseño a imprimir: en color, solo en blanco y negro, con imágenes, dibujos, etc.

Antes de comprar una etiquetadora, también es útil asegurarse de que la máquina se pueda conectar al ordenador. Algunos modelos portátiles se pueden conectar por cable, o en modo wifi o Bluetooth, y la velocidad de impresión es realmente rápida.

En las etiquetadoras fijas, en cambio, generalmente existe un puerto para el cable USB, de modo que se pueden conectar a cualquier dispositivo.

  • Organizar archivos
  • Identificar estanterías de archivos
  • Almacenar suministros
  • Inventario de equipos informáticos
  • Crear correos
  • Identificar credenciales
  • Imprimir códigos de barras rápidamente
  • Identificar paneles eléctricos y cables informáticos
  • Marcar sistemas de calefacción
  • Organizar existencias de equipos
  • Identificar útiles escolares o de archivo
  • Marcar ropa y cajas de almacenamiento
  • Organizar el manojo de llaves o álbumes de fotos
  • Indicar precios de productos
  • Mostrar promociones
  • Indicar los nombres y códigos de barras de los productos
  • Organizar archivos para su clasificación

Mejores marcas

Dymo: en el campo de las etiquetadoras portátiles es la marca más famosa, pero también produce etiquetadoras de sobremesa aptas para cualquier uso.

Epson: la marca es sinónimo de garantía y fiabilidad para etiquetadoras de bolsillo.

etiquetadoras

Brother: esta es también una marca que ofrece etiquetadoras de alta calidad tanto para uso doméstico como profesional, con alta resolución y resultados muy duraderos.

Etiquetadoras

¿Cómo elijo mi rotuladora?

De hecho, de acuerdo con sus expectativas de etiquetado, necesitará un sistema que será una máquina etiquetadora de alta o media velocidad, dependiendo de la velocidad de alimentación o transporte de sus productos.

En cualquier caso, te recomendamos que elijas una etiquetadora que pueda seguir el ritmo que te has marcado. Te permitirá ahorrar tiempo y aumentar tu productividad.

El etiquetado es de gran ayuda para organizar, clasificar e identificar varios medios. Hay muchos tipos de etiquetas y pegatinas que puedes incluso diseñar para en papel holográfico adhesivo.